per Alex Panda

  Afores Fest, Afores Fest, Afores Fest… Pensaba que si lo decía tres veces delante del espejo y justo a medianoche, aparecería directamente en primera fila de la sala de conciertos de La Capsa a un minuto del primer bolo del festival… Pero nada, no funcionaba, así que tuve que esperar al sábado 26 de mayo a las 21:00h. para disfrutar del Afores Fest. Y es que un Festivalillo de grupos emergentes (o no tan emergentes) siempre es una propuesta interesante. Y más en una sala como La Capsa que para mí es una de las mejores de Barcelona sobre todo, en lo que a sonido se refiere.

La velada arranca con la actuación de Cine Nuria, dúo pop del Maresme formado por Fernando Herrero (guitarra) y Laura Bellostas (voz y piano), que con tan solo un Ep a las espaldas (Cine Nuria, 2017), aterrizan en el escenario del Afores Fest  para regalarnos un puñadito de canciones pop, con claros sentimientos hacia la electrónica; un puñadito de canciones sencillas, sin demasiados adornos; un puñadito de canciones acogedoras, hechas con buen gusto. Además, algunas versiones, como Joy Division o The Raveonettes. Un ratito de pop refrescante. Bien!!!

El segundo turno es para los Barceloneses Anna y Dani, una formación de la que poco sabía hasta ahora. Su proyecto se llama Centauros, y cuenta con un Ep, “Sin Título #1”, en el que colaboran Marc de Doble Pletina entre otros. Y bueno, lo cierto es que escuchándolos en directo me resulta inevitable encontrar cierto paralelismo en el sonido de las mencionadas bandas. En definitiva, un estilo orientado al indie pop en su más amplio sentido y con muchos guiños al electro.

Toman el relevo O’o, un dúo que toma su nombre de un extinto ave de Hawaii, y que también podríamos incluir en la categoría de bandas emergentes Barcelonesas. Su propuesta me llama la atención desde el primer momento. Un montón de aparatitos electrónicos, cables, ordenador, teclado, guitarra y una voz… Descargan un sonido envolvente lleno de efectos y melodías repetitivas y cautivadoras. Unos loops de voz enrevesados a más no poder que te hipnotizan y perturban a partes iguales acoplados a la perfección a las bases electrónicas. Lisergia pura. Una propuesta que a mi parecer encajaría muy bien en el Sònar.

La noche avanza y después de un poco de aire fresco volvemos a la sala para el siguiente round, Uniforms, formación femenina de Jaén, que trae bajo el brazo su Ep “Equals”. Las andaluzas disparan guitarrazos garageros, shoegaze, pop por momentos, incluso noise… que acompañados de unos teclados que crean una atmosfera muy dream pop y unas voces perfectamente niveladas dan lugar a una fórmula efectiva. Y además de actitud tienen talento. Lo que decía, una fórmula efectiva.

Se acerca el final del festival y de momento estamos contentos. Quedan dos cartuchos, y vamos a disfrutarlos más si cabe. Soledad Vélez encara la recta final. Soledad Vélez no es tan emergente, ha girado por toda España y ha participado en algunos de los festivales más importantes como Primavera Sound. Guitarra, teclados y sintes es lo que nos espera, y por supuesto esa maravillosa y emotiva voz. Un recital cargado de emoción, de viajes por paisajes infinitos, de pasajes oníricos… Además contó con la colaboración de Gerard Alegre (El Último Vecino) para “Cromo Y Platino”, tema incluido en “Nueva Época”, el último trabajo de la Chilena. Y aunque lo cierto es que se ha hecho corto, ha sido una actuación de “Bravisimo”…

Bien, llegamos al final de la velada y es la hora de Los Bengala. No voy a engañar a nadie, mi apuesta segura del festival. Un dúo de guitarra y batería a dos voces salvajes que no dejan indiferente a nadie… Guillermo y Borja, Borja y Guillermo, naturales de Zaragoza como el gran Sergio Algora, publican su segundo álbum “Año Selvático”, y aquí vienen a defender sus canciones. Despachan su rock´n´roll garagero con una energía contagiosa, con una furia descomunal. Guitarras contundentes y tremendos golpes de batería con letras afiladas y directas hacen vibrar la sala. Y en medio del Huracán Bengala, una versión atronadora de El Niño Gusano,Creo que te voy a dejar (bueno, no sé)”, un regalo perfecto… ¿Qué más se puede pedir? Pues eso, que acaben el concierto con la misma potencia con la que empezaron y nos dejen con ganas de más, eso es un buen concierto… Y deseo concedido… Todo ese ruido clavado durante días en el pecho.

Casa, Casa, Casa… Lo volví a intentar y de nuevo, nada… toca volver a casa caminado, pero contento, un buen festivalillo este Afores Fest.

Afores Fest'18